Soja en los alimentos balanceados, ¿si o no?

La soja es un alimento muy común que podemos encontrar entre los ingredientes de diferentes alimentos para perros y gatos, sin embargo esta aporta numerosos efectos en la salud de nuestras mascotas.

Entre los beneficios y propiedades de la soja están:

  • La soja es una buena fuente de proteina vegetal de alto valor biológico (más alto que en otras legumbres) y es baja en grasas.
  • La soja aporta vitaminas, tales como B1, B2, B5, A y E.
  • La soja tiene minerales como potasio y fósforo y también contiene aminoácidos esenciales.
  • La soja contiene lecitina de soja, útil en la formación de las membranas celulares y se cree que también previene el envejecimiento de los nervios y la memoria y ejerce una función reguladora del colesterol. 
  • La soja natural en rica en fibra.

El consumo frecuente de soja (usualmente etiquetada bajo los nombres de soja, harina de soja, germen de soja, sémola de soja, proteína concentrada de soja, proteína aislada de soja y/o proteína texturizada de soja) ocasiona numerosos efectos negativos sobre la salud de nuestros peludos, algunos de estos son:

  • Es un conocido alérgeno: junto al maíz, la soja es uno de los principales responsables de alergias e intolerancias alimentarias tanto en perros como en gatos, las cuales suelen manifestarse como enfermedades en la piel (picor, enrojecimiento, piel seca o inflamada) y/o problemas gastrointestinales (gases, diarreas, intestino permeable).
  • Contiene fitoestrógenos que afectan al sistema endocrino: la soja (al igual que los guisantes) son legumbres altas en fitoestrógenos, los cuales actúan imitando o bloqueando los efectos del estrógeno del cuerpo afectándolo de diferentes maneras: problemas de fertilidad, problemas de crecimiento del pelo y problemas inmunes. 
  •  La soja interfiere con la función de la glándula tiroides: la soja es un vegetal bociógeno, lo cual significa que afecta e interfiere con la habilidad de la glándula tiroides de producir las hormonas Tiroxina (T4) y Triyodotironina (T3), las cuales son necesarias para la función tiroidea. Por lo tanto, un exceso de soja en la alimentación de un perro puede llevarlo a padecer de hipotiroidismo.
  • Puede causar problemas gastrointestinales: la soja es un ingrediente altamente inflamatorio (al igual que otros cereales como el arroz, maíz o el trigo) que suele causar problemas digestivos, sobre todo a largo plazo. Los problemas gastrointestinales más comunes son la indigestión, los gases e inclusive síndrome del intestino permeable.
  • Contiene antinutrientes: la soja contiene antinutrientes que inhiben la acción de la tripsina y de otras enzimas que son necesarias para digerir las proteínas. Además, la soja contiene fitatos que bloquean la absorción de minerales como el Hierro, Zinc, Manganeso y Calcio. Por lo que una dieta alta en soja será una dieta deficiente en ciertos nutrientes y minerales
  • Está genéticamente modificada: además de todo lo anterior, la soja empleada para fabricar alimentos para perros y gatos suele estar genéticamente modificada (a menos que el fabricante indique lo contrario) y por lo tanto suele estar contaminada con pesticidas cancerígenos como el glifosato.

Definitivamente la soja no es un ingrediente que quisieras meter a diario en el cuerpo de tu peludo. Así que, si le estas dando un alimento con soja, te recomiendo alternar con otras marcas para evitar un exceso de soja que pueda perjudicar su organismo. 

Deja un comentario

Abrir chat
1
Hola
En qué podemos ayudarte?
Powered by