Los cinco sentidos del gato

Los animales tienen desarrollados los sentidos en función de la necesidad de supervivencia y adaptación al medio. Los gatos en particular destacan por su buena capacidad visual, propia de los depredadores, por su peculiar sentido del tacto y por ese fino paladar que les hace tan selectivos.

Vista

Los gatos tienen muy desarrollada la vista nocturna como buenos cazadores que son. La estructura de sus ojos les permite aprovechar la luz tenue. Además, su campo de visión es mayor que el del hombre, lo cual también les ayuda a ver cualquier movimiento de sus presas. Sin embargo, no son capaces de enfocar correctamente los objetos cercanos.

Oído

El oído felino es muy fino. Posee un rango de audición similar al hombre, sin embargo, los gatos pueden oír sonidos a tonos mucho más altos, hasta 65 kHz de frecuencia (el oído humano hasta 20 kHz). También tienen una gran cantidad de músculos que les permiten orientar las orejas hacia la fuente del sonido.

Gusto

Los gatos se caracterizan por ser exigentes y delicados en cuanto a su alimentación. Son sumamente selectivos a la hora de escoger un alimento. Las papilas gustativas se encuentran en la punta, lados y base de la lengua. Son ásperas, lo cual facilita la sujeción de las presas y, también les permite acicalarse. La lengua, un músculo con forma de cuchara, les ayuda a beber agua y es muy sensible porque contiene terminaciones nerviosas. Los cachorros nacen con este sentido muy desarrollado, pero conforme crecen disminuye. No pueden percibir el sabor dulce de los alimentos.

Olfato

El hombre posee cinco millones de células olfativas, mientras que el gato tiene cuatro veces más, ya que el olfato es un factor vital en su comportamiento. Su señal de identidad está íntimamente ligada al olor. Marca su territorio para informar al resto de dónde están sus dominios. Además, relacionado con este sentido posee en el paladar el órgano de Jacobson o vomeronasal, comunicado con la cavidad bucal. Le permite “saborear” los olores una vez recogidos sobre la lengua e interviene en la percepción de las feromonas (hormonas sexuales). El olfato desempeña una función importante en el reconocimiento individual, la conducta sexual y maternal, la conducta agresiva y la selección del alimento.

Tacto

Los gatos poseen numerosos receptores mecánicos de la piel, pero destacan muy especialmente las denominadas vibrisas que se encuentran en el labio superior, en las mejillas, sobre los ojos y en el mentón (aunque las más famosas son las que constituyen sus “bigotes”).

Estas cerdas sensitivas transmiten impulsos eléctricos relacionados con impresiones táctiles al cerebro. Detectan variaciones del viento que les informan sobre la presencia de obstáculos, aunque la ausencia de luz no les permita visualizarlos.

Las almohadillas plantares y palmares actúan también como sensores de alta sensibilidad, capaces de percibir vibraciones del suelo no perceptibles por hombre.

 

Deja un comentario

Abrir chat
1
Hola
En qué podemos ayudarte?
Powered by